jueves, 10 de mayo de 2018

NEGAR LA MAYOR


Si echamos un vistazo a lo que pasa a nuestro alrededor, a lo que los y las jóvenes hacen y cómo lo hacen, seguramente llegaremos a varias conclusiones. La primera podría ser, simplemente, eso de “que mayores somos”. Aunque la mayoría de las veces no es más que una excusa para justificar, o nuestro desinterés o nuestro simple desconocimiento de lo que ocurre a nuestro alrededor y sobre todo, de la velocidad a la que ocurre.
Que estamos inmersos en un cambio de época es algo evidente. Nuestra forma de relacionarnos ha cambiado, nos comunicamos de otra manera, los grupos y comunidades sociales se han transformado de forma sustancial en casi todas las franjas de edad, pero sobre todo en las generaciones de jóvenes nacidos y formados en el ojo de ese huracán que es internet.
Belén Barreiro, socióloga y ex directora de CIS, ha planteado una propuesta sumamente interesante de estructuración social al hilo de un acertado análisis de la realidad s pre y post crisis, aunque la vedad, cuando hablamos de post crisis creo que nos referimos más a un deseo que a una realidad por mucho que los datos macro económicos sean positivos. Concretando. La conclusión de Belén Barreiro es que la crisis ha tenido un producto social en forma de analógicos y digitales, con una adscripción social en función de las variables de renta y ocupación, pero sobre todo , de estabilidad. Parámetros como la formación y cualificación han pasado a ser secundarios, fundamentalmente para la generación de jóvenes digitales que ven como su alta formación no les asegura un puesto en el ascensor social. Pero no pretendo plantear un debate sobre las clases sociales pre o post crisis; ni siquiera un debate sobre digitales acomodados, precarios, analógicos acomodados o precarios, pues sería demasiado dados mis humildes conocimientos, además de complejo, aunque sumamente interesante para buscar explicación, por ejemplo, a las preferencias políticas tan volátiles y cambiantes frente a la solidez de los anclajes a los que estábamos acostumbrados hace un par de generaciones.
El objetivo de mi reflexión personal es la evidente apatía de la administración que, teniendo nuevas herramientas para interactuar, relacionarse y atender a las necesidades y demandas ciudadanas, prefiere vivir de espaldas a ésta . Pero lo más sorprendente, en mi opinión, es que ni a las generaciones digitales ni a las analógicas les presta la atención, ni personal ni administrativa que sería no solo deseable, sino exigible. Y ésta actitud (máxime viniendo de una corporación joven) se ve con claridad si nos paramos a examinar no solo la estrategia institucional en la red, sino la de los partidos políticos con representación.
Me he permitido analizar durante un cierto período de tiempo los diferentes perfile digitales institucionales e incluso personales de algunos de los representantes políticos, llegando a la conclusión de que el nuevo “martillo” que la revolución tecnológica ha puesto en sus manos lo usan para seguir clavando clavos de la misma manera.
Quizá la conclusión más relevante a la que personalmente he llegado es que pese a la presencia a través de nuevas plataformas de comunicación e interactuación, las instituciones políticas siguen ancladas en la web 1.0: genera contenidos a través de páginas estáticas, con una actualización tardía y poco eficaz a través de estrategias direccionales y no colaborativas. Podríamos decir que esta actitud es a internet, lo que fue la revolución de la Administración Pública Tradicional a la discrecional y antigua administración.
Si por algo se caracteriza la época en la que vivimos ( web 2.0) es por priorizar la inteligencia colectiva (el intercambio de conocimientos) ya que los usuarios no solo leen, sino que también publican, por la existencia de las redes sociales donde compartir y colaborar, donde el usuario es el protagonista, gracias a los avances en los dispositivos a través de los que se conecta ( smartfone, tabletas, tv, etc). Algunas instituciones sociales privadas si se han adaptado a ésta nueva realidad, favoreciendo una relación directa y personal con sus clientes, facilitando y agilizando trámites que no hace mucho tiempo requerían mucho tiempo y esfuerzo, algo que, pese a la emergencia de una sociedad más exigente e inteligente, la institución pública y los partidos parecen dar la espalda.
Las instituciones ( administración y partidos) parecen seguir manteniendo esa especie de cartel de “acceso restringido”, limitando la democracia a una representación indirecta e impersonal, pese a los discursos retóricos que la niegan.
La democracia, e internet ya forma parte de ella, es construir una realidad capaz de incorporar a todos: cada cual desde lo que es. No se puede seguir instalado en pautas más propias del industrialismo donde a cada lugar correspondía una persona y a cada persona su lugar. Hoy es todo más fluido, con parámetros diferentes, con espacios y situaciones diferentes, por lo que las respuestas tradicionales ya no se presentan como útiles.

martes, 8 de mayo de 2018

RUTA CICLOTURISTA

El Delegado del Gobierno, junto a representantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado han "inaugurado" un tramo de la carretera que une El Campello con Relleu como de circulación preferencial para cicloturistas. Esta medida es importante, pero quizá no suficiente. Importante en la medida de que ya existen en ésa ruta señalizaciones que advierten a los conductores ( muchos de ellos consideran esta carretera como un circuito donde demostrar no se sabe bien que habilidades) de que hay cicloturistas circulando junto a ellos. Pero no suficiente, porque a pesar de la señalización, la educación vial no parece tener solución. Creo que el trabajo debe ser doble. Por un lado la señalización y la vigilancia en el cumplimiento de la misma para evitar, en lo posible, accidentes, y por otro, de educación sobre la convivencia de diferentes elementos en las vías de circulación: vehículos, peatones y cicloturistas,
Por otro lado, y pese a que éstas valoraciones no parece haber sido tenidas en cuenta por el primer edil de El Campello, me gustaría referirme a ese otro objetivo socio económico al que sí hace referencia: la actividad deportiva vinculada a la bicicleta como recurso turístico. 
Pese a que es un objetivo declarado, nada se ha hecho a lo largo de la legislatura, ni para congeniar la convivencia de cicloturistas, peatones y vehiculos, ni para atraer practicantes de la bicicleta a nuestro privilegiado municipio.
Hay en nuestro territorio municipios que sí han visto el potencial económico de una actividad en auge. Ejemplos los tenemos en Finestrat, que plantea un hotel para ciclista de montaña, Ibi, que desarrolla una de las marchas cicloturistas de mayor renombre en el panorama nacional. Unir esfuerzos con el sector privado para promocionar, como decía, nuestro privilegiado municipios, parecía una alternativa a la necesaria desestacionalización del turismo pero, ¿que tipo de iniciativas u ofertas ha realizado el gobierno en coalición en las diferentes ferias y muestras a las que ha asistido en materia deportiva?. Sería interesante analizar ésta cuestión. 
En su día se intentó impulsar el Consejo Sectorial de turismo, una iniciativa que, aunque tímida, venía a unir esfuerzos para repensar el principal sustento de nuestra localidad. Pero no toda la responsabilidad la tienen los gobernantes locales: la iniciativa privada peca de un cierto inmovilismo igualmente estacional, conformándose, sobreviviendo, subsistiendo o simplemente resignándose a que el turismo local es lo que es, y punto.
Como aficionado a la bicicleta he tenido la oportunidad de asistir a algunas pruebas cicloturistas. Algunas en la provincia ( Ibi y Denia) y otras en otra comunidad ( Aragón) y cuando se percibe el nivel de complicidad público-privado, la participación de cientos de voluntarios y voluntarias y la dimensión publicitaria que para el municipio tienen pruebas como las pruebas deportivas de alto nivel, uno no puede más que preguntarse si como decía ese gran humorista que ocupa La Moncloa:" se piensan las cosas antes de hablar o se habla después de pensar". 

SOBRE LA HISTORIA INTERMINABLE

El titular del diario Información, en mi opinión, peca de un cierto sesgo sensacionalista. No obstante, el contenido tiene un interés analítico, ya que la noticia recoge declaraciones, a modo de síntesis, de diferentes representantes políticos municipales. La noticia solo se ha podido leer en la versión "premium" del diario o en papel, de ahí que hacer referencia al enlace sea una tarea inútil.

Me gustaría, en primer lugar señalar que falta la opinión de las representantes del PDC y el no adscrito. Personalmente considero que el hecho de que el actual Portavoz del Grupo Socialista y Concejal de Hacienda se haya manifestado junto al Alcalde es, en el punto de la legislatura en el que nos encontramos, irrelevante, pese a ser todo un detalle por parte del primer edil "repartir" responsabilidades con su potencial competidor electoral. Y digo principal competidor electoral porque como he mantenido en diferentes ocasiones, el contexto teórico es una cosa, y la realidad otra. El contexto teórico está compuesto por diferentes partidos que gobiernan en coalición minoritaria, y el real es que existe únicamente dos organizaciones política representadas: Compromis ( a través del Alcalde) y el grupo Socialista, pues el no adscrito no podemos adscribirlo a ningún partido pues a ninguno pertenece, y las concejalas del PDC son un apéndice de Compromís desde el día uno tras las elecciones municipales de mayo de 2015.

De lo que se está hablando es del primer presupuesto elaborado por la coalición de partidos que conformaron el gobierno municipal allá por el mes de junio de 2015: una primera propuesta política del "equipo" del cambio. Y como tal, es relevante señalar el significado que ésta debería tener en un escenario políticamente fracturado y con una seria incertidumbre electoral en el horizonte de 2019.

Un presupuesto que no cuente con la participación, como mínimo de dos representantes más, está condenado al fracaso. Y esto, que parece una "perogrullada", es un elemento importante de cara a analizar el papel que cada actor juega y, por consiguiente, la responsabilidad atribuible.

Desde la ruptura del acuerdo de investidura, los apoyos concitados en torno al eufemísticamente llamado "equipo de gobierno" (esta, es una valoración personal basada en hechos que he analizado en diferentes ocasiones, como por ejemplo, al inicio de éste texto) han provenido de Ciudadanos y el PP ( recordar que, tanto el informe económico-financiero de la piscina, como el pliego, fueron aprobados "gracias", en principio a la cesión de abstenciones por parte de ambos partidos al "equipo de gobierno" y el pliego definitivo, a su apoyo explícito). La oposición por parte de uno de los socios de la investidura a diversas cuestiones y su beligerancia contra la deriva del gobierno ( condescendiente con la gestión política del PP y continuista) puede ponerse a prueba en el debate presupuestario: ¿qué están dispuestos a aceptar en Esquerra Unida a cambio de su apoyo, quizá la recuperación de los puntos que sustentaron la investidura?. 

Por lo que afecta al PP, su bajo nivel de oposición se debe, en mi opinión, a dos factores. El primero, a un más que evidente continuismo de las políticas o, mejor dicho, a las acciones públicas desarrolladas ( recordar que hasta hoy el presupuesto es el que ellos elaboraron en 2014). El segundo, a una especie de convicción sobre su futuro político frente a un gobierno al que consideran amortizado, cuestión que con toda seguridad, y pese a que las propuestas que presenten sean incorporadas al documento final, propiciarán un voto negativo.

El caso de Ciudadanos es más complejo. Por un lado, apoyar un presupuesto municipal supondría ser colaborador necesario en el sostenimiento de un gobierno al que han calificado de "improvisador impenitente". Pero desde otra perspectiva podrían presentarse ante el electorado como el elemento  de equilibrio que definitivamente ha propiciado unas nuevas cuentas municipales (discurso que éste partido mantiene allá donde su papel tiene o puede tener una relevancia mediática). Un panorama complejo, aunque la abstención, como huida hacia delante siempre es una salida.

Quizá el debate presupuestario sea, pese a su abrupto inicio, interesante para valorar las líneas políticas que cada cual tiene respecto a los problemas públicos que la ciudadanía de El Campello tiene o siente tener, lo que nos metería de lleno en la precampaña electoral, dando quizá argumentos de análisis para enjuiciar a cada uno de los partidos que han tenido representación municipal y asignar responsabilidades, en lo posible.

En definitiva, el panorama es complicado. Se apruebe o no el presupuesto, la legislatura está finiquitada y lo que ahora toca es, en lo posible, hacer una valoración general de lo que ha supuesto una legislatura como la que hemos vivido y una  particular del papel jugado por cada uno de los actores políticos locales en la misma, aunque ésto sea un difícil ejercicio dada la hegemonía impuesta y aceptada ( por diferentes motivos tácticos o incluso difícilmente explicables) desde prácticamente el inicio de la legislatura que fue autodefinida por los protagonistas como del "cambio",  cambio  que deberán explicar a la ciudadanía para pedirles nuevamente su apoyo.

sábado, 5 de mayo de 2018

En la sección de DESIGUALDAD....

Las clases sociales tienen la culpa pero, ¿existen?, ¿de qué hablamos?.
Parte 1: Una perspectiva desde la concepción marxista.

En ANALISIS POLÍTICO (SECCIÓN NUEVA)

AUTOCRITICA RETROSPECTIVA: ¿QUERÍA EL ELECTORADO UN CAMBIO POLITICO EN 2015, O SOLO CASTIGAR A ALGUNOS?

miércoles, 25 de abril de 2018

CUESTIONES PREVIAS.

Tras el anuncio en diferentes medios de comunicación de que el gobierno de coalición en minoría de El Campello había entregado a los diferentes grupos políticos municipales una propuesta de presupuesto para el ejercicio 2018, me planteo algunas cuestiones previas, sin conocer los pormenores del documento presupuestario.
En primer lugar, y coincidiendo con otros grupos políticos, el porqué no se han presentado unos presupuestos ni en 2016 ni en 2017, asumiendo los aprobados y prorrogados en 2014 por el Partido Popular. La cuestión del equilibrio de fuerzas no es, en mi opinión, un argumento convincente, pues el mismo equilibrio es el que se da en la actualidad. Ni la falta de personal, ni otras cuestiones burocráticas es argumento, ni suficiente ni convincente para no haber presentado una propuesta que, basada en los números de las sucesivas liquidaciones, hubiese propiciado un debate político más allá de la mera gestión.
Si algo se presuponía en los grupos que compusieron el gobierno municipal en 2015, era el compromiso de cambio. Pero no un cambio de nombres y personas, sino un sustancial cambio de politicas, porque ahí es donde radican las diferencias.
Desde un punto de vista mínimamente análítico, la elaboración de la principal propuesta que reúne algo más que declaraciones de intenciones puede ser abordada desde diferentes perspectivas. Y ahí me planteo la segunda cuestión previa: ¿Cómo se ha elaborado el documento?, ¿partiendo de lo existente e incrementando las políticas ya realizadas con pinceladas de mero maquillaje, desde una perspectiva racional, analizando los problemas, recursos y el impacto de las políticas?. ¿Hay un criterio político que sustente la propuesta o son meras cuestiones técnicas?. Y esto lo digo porque, uno de los anuncios se refiere a una importante inversión en recursos tecnológicos cuando el gobierno ha sido incapaz ni siquiera de adaptar la web municipal (estática y claramente ubicada en el pasado 1.0 cuando ya se está en el 2.0: interactividad, inteligencia, etc).
Otra cuestión es el talante que, al menos discursivamente se plantea: una rueda de contactos para "explicar y recabar apoyos". ¿Expicar?. Creo que el actual gobierno no ha analizado convenientemente el contexto en el que se encuentra. Y éste no es otro que una fragmentación en el que la alcaldía la ostenta la cuarta fuerza política, por ejemplo. Así que la cuestión no es "explicar": la cuestión es plantear propuestas e intentar que las políticas tengan un recorrido y una estabilidad a medio plazo, como mínimo. Y para ello, es necesario que la pluralidad tenga expresión en el diseño de las políticas presupuestadas, pues de lo contrario se estará incidiendo en ese mal que acusa la democracia representativa: la imposición frente al acuerdo ( la democracia representativa, como he dicho en alguna ocasión, si por algo se caracteriza es por su temporalidad: los cambios de gobierno propiciados por los procesos electorales periódicos, por lo que lograr que las políticas tengan ese recorrido a medio plazo, lograr el apoyo de "un voto más" es una actitud que no beneficia a nadie, ni siquiera a los partidos políticos).
Otra cuestión es la participación, que inevitablemente solo puede aplicarse a determinadas partidas de inversiones. Pero, ¿se va a "explicar" a la ciudadanía el contenido de las partidas, porqué se opta por incrementarlas, para qué o para quién?. Si de algo adolece nuestro sistema político es de la necesaria explicación de las políticas; la pedagogía como elemento imprescindible de ese otro concepto que es la legitimidad, no legal sino política.
Se apuntan algunas propuestas genéricas, como los 250.000 euros para la elaboración del PGOU o los 128.000 del transporte urbano. Igualmente se hace referencia, de forma genérica a partidas como cultura ( 100.000 euros más) o servicios sociales ( 177.000) sin concretar las acciones, a la espera de una explicación más detallada.
Y la última cuestión es con quién tiene voluntad de dialogar el gobierno municipal. Y no es una cuestión menor, pues en el horizonte se atisban las próximas elecciones locales. Si los antiguos socios de investidura (EUPV) apoya las cuentas, ¿a cambio de qué, de políticas o de gestos simbólicos?. Esta agrupación política, después de su salida del gobierno de coalición se ha significado por una actitud crítica y exigente, por lo que rebajar ese nivel de exigencia por cuestiones cosméticas, no sería muy explicable. ¿Ciudadanos?. Creo que, en la misma línea, esperará acontecimientos pues estrategicamente sería una situación óptima que fuera el antiguo socio quien apoyase el proyecto de presupuestos, pues de ésta forma podría seguir presentándose como la opción incontaminada que ahora reivindica.
Seguramente no será mi primera opinión sobre la propuesta política por excelencia, como son los Presupuestos. Lo que considero que sería un claro retroceso es que los argumentos fuesen meramente burocráticos y de gestión, pues ésto sería un retroceso a la voluntad expresada por la ciudadanía en 2015 y una prueba más de que el "arte de ir tirando" se confirma como penoso paradigma de la política: ¿todos son iguales?.

jueves, 19 de abril de 2018

UNA (HUMILDE) APROXIMACIÓN A LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA y II



LA NUEVA GESTION PUBLICA
Esta nueva gestión pública de una forma un tanto esquemática, pretenderá, frente a la rigidez de la Administración Tradicional, personalizar la prestación de los servicios a las demandas , introduciendo Incluso el término de clientes frete al de ciudadanos. Por lo tanto se presenta como un paradigma de gestión alternativo al de la administración weberiana. Esta nueva gestión pública se inspira de una forma muy notable tanto en las técnicas de gestión empresarial como en la imitación de las dinámicas del mercado. En este sentido también hay que destacar los dos grandes pilares sobre los que se sustenta esta nueva gestión pública. En primer lugar desde el ámbito del mercado; desde los que consideran que el mercado es un asignador eficiente de recursos, se afirma que el principal problema de la Administración Pública es que no dispone de un adecuado sistema de incentivos, es decir, que cuando alguien hace las cosas bien, esto no genera ninguna recompensa y que por la misma razón, cuando alguien hace las cosas mal esto tampoco genera ningún castigo,de manera que al no existir un sistema adecuado de incentivos que fomenten el esfuerzo y la capacidad de mejorar, pues la administración ha tendido a irse, relajando. Este sistema de incentivos es el que nos proporciona el mercado.
En alguna literatura para referirse a esta idea, y observar los diferentes mecanismos que intentan hacerla operativa, se ha utilizado un término políticamente poco correcto pero muy visual, e intuitivo, que es el primer pilar de la nueva gestión pública que conocemos que es el de “macho managemen”. Este término significa que debemos introducir en la Administración Pública presiones para que los operarios de esta administración pública se vean forzados a demostrar lo que valen; a sudar la camiseta; a esforzarse; a comportarse siguiendo este término tan políticamente incorrecto como es el “macho maagemen”: que demuestran cada día lo que valen en su quehacer. Podría decirse que, siguiendo en esta metáfora políticamente incorrecta: lo mismo que harían los ejecutivos, los empresarios, que deben esforzarse cada día en la lucha del mercado para sobrevivir. Bajo esta etiqueta del “macho management” hay una amplia variedad de herramientas que se han desplegado durante los años 80 y 90 sobre todo, la externalización competitiva de servicios, la gerencialización de la Administración Pública, la aparición de nuevos contratos, la aparición de herramientas como la división de roles entre el cliente y el comprador de servicios públicos, el poner precios a los servicios y establecer estableciendo relaciones mercantiles,etc. En definitiva toda una serie de mecanismos
que tienen siempre como base dos ideas clave: fijar un objetivo, evaluar hasta qué punto lo hemos conseguido y premiar o castigar en función de hasta qué punto se ha logrado satisfacer este objetivo. Esta cuestión, sin entrar a fondo, ahora nos lleva a toda una discusión sobre, hasta qué punto la administración es capaz de fijar con precisión sus objetivos y hasta qué punto esos objetivos también somos capaces de medirse con exactitud, porque sin estas dos características toda la lógica del “macho management” tiene problemas operativos.
En todo caso este ha sido el primer pilar sobre el que se ha sustentado la nueva gestión pública. El segundo es otro pilar que genera algunas contradicciones sobre el primero, porque mientras que el “macho management” pone el énfasis en la competencia, el segundo viral que hemos llamado “soft management”, es un concepto sobre que prioriza sobre todo la colaboración.
Es un concepto de inspiración empresarial basado en lo que conocemos como el de la excelencia en el mundo empresarial y que cuya idea básica es, si en una organización, sea pública, sea privada, compartimos valores, compartimos objetivos entre las diferentes partes de esta organización ;nos ayudamos mutuamente, colaboramos los unos con los otros y de como este entorno puede generar una mayor deficiencia en la prestación de los servicios.
En realidad, quizá la forma más sintética de resumir los contenidos propositivos del soft management es pasar de organizaciones que priman sobre todo la gestión de la jerarquía y de los procedimientos, a organizaciones que priman sobre todo la gestión de factores intangibles, factores soft como son los valores y las personas. Es necesario señalar, que al poner el acento en los valores se desarrolla toda una serie de instrumentos vinculados a la dirección estratégica, a los mecanismos de control de los recursos humanos a través de valores etc. Y que al poner el acento en el ámbito de las personas se desarrollan también toda una serie de instrumentos vinculados a la calidad en la prestación de los servicios, a los círculos de calidad que siguen a los productos, etc. Por lo tanto, tanto el macho management como el soft management se despliegan con una serie de instrumentos concretos que han protagonizado la modernización de la gestión pública en los años 80 o 90. ¿Con qué resultados? . No me extenderé en un análisis detallado de los mismos, pero sí que quizá se puedan decir algunas cosas, que nos situarían en el tercer escenario.
Los resultados de la nueva gestión pública pueden haber sido ambivalentes: pueden haber sido positivos en un aspecto y negativos en otro. El aspecto positivo, y sería absurdo no reconocerlo, es que algunas de las medidas de la nueva gestión pública han mejorado la eficiencia en la prestación de los servicios. Hay muchos servicios que con todas estas nuevas técnicas han mejorado en la agilidad. Hemos desburocratizado algunas organizaciones, hemos ganado flexibilidad en otras, y por lo tanto buena parte de los servicios públicos han aumentado en su eficiencia. Ahora, hay que fijarse que, simultáneamente a ese aumento de la eficiencia en algunos servicios públicos ha sido compatible con el mantenimiento e incluso el aumento del descrédito de aquello que hace la política y la Administración Pública.
Es compatible hacer una evaluación del rendimiento de un servicio y observar su mejora, con que la población siga descontenta con la capacidad de la Administración Pública de resolver sus problemas. Para hacerlo de una forma esquemática solemos decir que la nueva gestión pública ha mejorado la prestación de los servicios en términos eficientistas pero no ha mejorado
el contenido de las políticas públicas. Aquello que hace la administración puede hacerlo mejor, pero a lo mejor no es lo adecuado. De manera que algunos dirían que el reto; lo que nos obligaría a superar el paradigma de la nueva gestión pública no es tanto el de mejorar la eficiencia sino de mejorar la inteligencia de aquello que hacemos. No se trata tanto de desarrollar adecuadamente una actividad sino cómo se toma las decisiones. Y esta cuestión nos lleva al tercer paradigma: la Administración Pública relacional, la Administración Pública deliberativa, en la cual la principal preocupación no sería tanto cómo mejoramos la eficiencia en la prestación de los servicios sino cómo mejoramos el contenido de las políticas pública: cómo dotamos a la Administración Pública de la suficiente inteligencia no solo para hacer las cosa bien sino para decir qué es lo que hace y qué no,de forma adecuada.